A mi manera || ¿Cómo hacer un Cheesecake que enamore sin morir en el intento?

by - abril 09, 2016

Desde que era niña me di cuenta de que no importaba si había tenido un día complicado o agotador, todo siempre era más lindo, pero sobre todo más tranquilo cuando podía ponerme uno de mis delantales, encender el horno y usar mi batidora eléctrica. Gracias a esto desde muy chiquita estuve buscando la receta perfecta de uno de mis postres preferidos, el cheesecake.

Creo que la primera vez que intenté probar una de las millones recetas que hay tendría 11 años. Y no me quedó mal, salvo porque la galleta base se me tostó mucho y en centro de la crema no cuajó. Claro que la culpable de que no quedara como sale en la foto de los recetarios fue la inexperiencia. Definitivamente, con el tiempo he entendido que lo mejor es el ensayo y error en la repostería para pulir las recetas y sus técnicas.

Así que probé y probé varias recetas, algunas las conseguí en revistas, otras por internet, sin dejar de lado los recetarios de toda la vida (y que he de reconocer que los tengo manchados de tanto intentar replicar las recetas) hasta que di con la que siento perfecta. 

Debo aclararles que recetas de cheesecake hay millones, están las horneadas y sin hornear, con distintos rellenos, con o si base, con topping de distintos tipos, en fin, hay para todos los gustos. Pero para sentirte con la confianza necesaria de probar alguna receta lo importante es definir con qué te sientes más cómodo e intentarlo, lo peor que pasará es que no quede bien visualmente, pero muy rica de sabor. 

 De todas las recetas que probé decidí que en lugar de seguir apostando por la receta de alguien más, por qué mejor no probaba modificar las cantidades de los ingredientes claves de un cheesecake horneado (sin lugar a dudas así son mis favoritos) hasta alcanzar el que más me satisficiera. 



Empecemos entendiendo los ingredientes claves. 

Para la base: 
300 grs. de galleta dulce trituradas. 
150 grs. de mantequilla derretida. 

Para el relleno:
1 kg. de queso crema a temperatura ambiente.
397 grs de leche condensada. 4 huevos medianos.
200 ml. de crema de leche.
2 cds. de esencia de vainilla.
2 cds. de azúcar.
ralladura de un limón.

Empecemos precalentando el horno a 350°F o 180°C, mezclar las galletas trituradas con la mantequilla derretida, tomen en cuenta que por más que amasen no quedará totalmente amalgamado, solo integren lo mejor que puedan ambos ingredientes. Luego cubrir un molde desmoldable con esta masa, presionando bien toda la base y 2 cms. alrededor de los bordes para que quede compactada. Hornear la base por 10 minutos, por más que sientan que le falta cocción eviten dejarlo más tiempo horneando, ya que luego al enfriar la galleta podría quedar muy tostada y no podrían picarla para servir prolijamente. Dejar enfriar.

Ahora preparemos el relleno, comenzaremos batiendo (preferiblemente con batidora eléctrica a menos que tengan un brazo resistente) el queso crema solo, cuando esté bien cremoso agregar los huevos de uno en uno (esto quiere decir que cuando uno se haya mezclado completamente es que podrán agregar el siguiente), cuando hayan integrado todos los huevos agregar la leche condensada y la crema de leche, esperen a que homogenice, para agregar el resto de los ingredientes, la vainilla, el azúcar y la ralladura del limón.

En este punto puede usar su imaginación para elevar el nivel, pueden agregarle chocolate fundido si desean que sea una cheesecake de chocolate o nutella para ser bien golosos de verdad, quizás fresas (frutillas) triturara, nueces, pulpa de maracuyá, o simplemente colorante para hacerla más llamativa. En mi caso suelo ponerle oreos un poco trituradas para darle un toque crunch y algo de sabor adicional (la verdad es que solo es porque me encanta comer oreos). 

Luego se vierte la mezcla en el molde con la galleta a temperatura ambiente, cubran el molde con papel aluminio para evitar que se dore demasiado por encima, bajen la temperatura del horno a 300°F o 150°C y hornéenlo 40 min, pero esto es relativo, porque dependerá de la potencia de sus horno, el clima y si la zona donde viven está más o menos alta con respecto al nivel del mar. Yo tengo dos técnicas para evitar la sobre cocción, primero cuando Uds empiecen a sentir el olor de la crema de queso deben chequear la cocción, ya que el olor suele ser un buen indicativo de que está casi listo, dos mover el molde para ver si el centro aún se mueve, ya que el ideal es que quede cremoso, no seco, el punto perfecto es que esté solo un poquito flojo en el centro, no líquido. 

Apaguen el horno y dejen el cheesecake dentro hasta que quede a temperatura ambiente, en este momento pueden quitarle el papel aluminio si quieren que tenga un dorado pálido si les gusta como a mí, pero si en cambio les gusta que quede totalmente blanco arriba no le quiten el papel. Luego refrigerar por 3 horas como mínimo.

El topping se los dejo a su gusto, a mí a veces me gusta que tenga un toque ácido, así que lo cubro con una mermelada baja en azúcar o de un coulis de frutos rojos, y para elevarla aún más, y si tengo, troceo unas fresas y se las pongo por encima. 

Otra opción puede ser cubrirla con un ganache de chocolate blanco, un tooping de moka con chocolate o de limón. Es aquí donde podemos disfrutar dejando la imaginación volar y probar una variante distinta cada vez que la quieran hacer.

Espero que se atrevan a hacerla y que me avisen qué tal les queda, pueden mandarme foto si lo desean.

¡Les mando muchos cariños!


You May Also Like

0 comentarios

No te cortes y da tu opinión, ¡comenta lo que quieras, siempre y cuando lo hagas con respeto!

Pero ¡POR FAVOR NO PIDAS LIBROS! ni dejes tu correo electrónico en en el mensaje con tal fin.

No se admiten enlaces a sus blogs ni ningún tipo de promoción, todo comentario que lo contenga será eliminado. Les devolveré la visita en cuanto pueda pinchando en sus nombre.

Puedes leer las políticas del blog para tener mayor información.

¡El spam será eliminado!

Con la tecnología de Blogger.