Random || Besos que no se olvidan (II)

by - octubre 24, 2017


Booklovers,

Hace un año, gracias a Savannah y Caleb de Cruzando los límites entendí que hay besos en los libros que son tan hermosos que cuesta olvidarlos; ellos acampan en nuestros recuerdos por días, tratamos de revivirlos constantemente porque están descritos de forma tan mágica, que es imposible dejarlos atrás una vez terminamos las lecturas. Por eso, le dediqué una entrada en la que recopilé los que consideré en ese momento estaban llenos de sentimientos y que estaban en mi top de escenas románticas favoritas. Pero qué pasa si les digo que luego de transcurrir poco más de 365 días desde esa publicación, se han sumado más escenas que merecían estar en esa lista. Bueno, la respuesta esta entrada que decidí repetirla una vez al año cuando tenga un buen número de besos apuntados.

A continuación les presento algunos de los más memorables que me han gustado, aunque ya les digo que ha sido muy difícil escoger. Pero los que leerán a continuación son una verdadera preciosidad.





"Y fue un beso que parecía que pudiera parar el tiempo. La lluvia estaba cayendo sobre nosotros, pero ni siquiera la sentía, ni me daba cuenta, ni me importaba. Nos besábamos como si fuera un idioma que habíamos olvidado hacía mucho, uno que habíamos hablado con fluidez y estábamos volviendo a descubrir. Nos besábamos como si fuera lo único que cualquiera de los dos había querido hacer desde hacía mucho, mucho tiempo, nos besábamos con la urgencia de la lluvia que caía ruidosamente a nuestro alrededor y sobre el capó del coche. Las manos de Frank estaban enredadas en mi pelo, y después tocándome la espalda desnuda, y yo estaba temblando de una forma que no tenía nada que ver con el frío. Su cara estaba mojada mientras recorría su mandíbula y sus mejillas con las manos, mientras lo acercaba más a mí, sintiendo que mi corazón latía contra el suyo, sintiendo que, a pesar de la lluvia, a pesar de todo, podría quedarme así para siempre de buena gana.





"Mordisqueó suavemente mi labio inferior, su boca sabía a fresas y a algún licor que no supe distinguir. Elevé las manos para posarlas sobre sus hombros, Marc enterró sus dedos en mi pelo, mi frente tocó la suya, era como si ya no estuviese lo suficientemente cerca de él. Marc no definía en un solo sentimiento ese beso, era posesivo, anhelante, y a la par, lo sentía dulce. La mano en mi cintura me apretó contra su cadera, mi cuerpo pegado al suyo, mi boca danzando con la suya, mi respiración mezclándose con la suya y finalmente, mis manos aferradas a su pelo. Me estaba deshaciendo allí, fundiéndome a él, ya no me podría separar. Apreté los ojos con determinación y un palpitar acelerado en mi pecho fue la confirmación de que no soñaba, de que cada partícula de mi ser acababa de rendirse a Marc.
Había sido mejor de lo que nunca imaginé. Era un beso de verdad, verdad. Un beso dado con una entrega absoluta e inquietante.
¿Quién era Marc y qué efecto obraba en mí?
Y algo aún más importante
¿Qué sería de mí luego de ese beso?





"Elevó la mano que tenía unida a la mía y acarició mi mejilla.
—Eres demasiado guapa, demasiado dulce, demasiado única. Por eso me tienes a mí.
Junté las cejas.
—No te estoy entendiendo.
—Ahora lo harás.
Y me besó.
Cerré los ojos justo cuando sus labios tocaron los míos.
Hubo un instante en que no supe de mí, mi cerebro iba a toda velocidad, mi piel se estaba despertando, el estómago se me encogió. Una lenta caricia de sus labios húmedos resbalando por los míos, sus manos tocando mis mejillas, paseando por mis orejas, enredándose en mi pelo. Mis manos que estaban como muertas, tomaron camino enredándose en su cuello y abrí la boca un poco más. No era un beso violento, era el tipo de beso que te das con un amigo, sin querer, pero necesitándolo mucho.
Cuando dejé de ser acariciada y pase a sentirme apretada por sus manos en la parte baja de mi cintura. Tiré levemente de su pelo y nuestras lenguas formaron un nudo.
Virgen santa, ¿qué estaba pasando?





"–Estás loca.
–Dime algo que yo no sepa. –No se movió y era perfectamente consciente de cómo su pecho rozaba el mío, los cabellos sueltos me hacían cosquillas sobre la cara y sentía en mi carne la vibración cada vez que se reía o hablaba.
–Y eres preciosa.
–Eso no deberías haberlo dicho. –Se puso seria y trago saliva.
–Voy a besarte, April.
–Ni se te ocurra. –Su respiración comenzó a ser más profunda.
–No te estoy pidiendo permiso.
Coloqué la mano en su nuca y aproximé su rostro al mío atrapando sus labios. Si ella no hubiera estado tan nerviosa, se habría percatado del temblor que me azotó todo el cuerpo. Había imaginado tantas veces ese momento. Lo había soñado despierto y dormido, borracho y sobrio, drogado y limpio, con ella a mi lado y a miles de kilómetros. En esos momentos tuve claro que Blair había acertado, prefería besarla a ella que acostarme con toda la población femenina del planeta. Si no era ella, no quería a nadie.
April permaneció quieta durante un par de segundos. El tiempo exacto que tardó en levantar la mano y cruzarme la cara de lado a lado antes de apartarse. Era buena. Le había enseñado muy bien a dar golpes.





"Sara se volvió al oír los pasos que se acercaban rápidamente. Jayden apareció en la escalera y comenzó a bajarla sin apartar de ella una mirada en la que brillaba un deseo desmedido. Dio un paso atrás, sin aliento, y sintió un pánico creciente en cuanto lo tuvo delante. Él la enlazó por la cintura con un brazo, al tiempo que enroscaba la otra mano en su pelo y se aplastaba contra su cuerpo. Antes de que pudiera darse cuenta, la había atrapado en un beso intenso y profundo.

Quiso apartarlo, pero su anhelo era demasiado grande para renunciar a él con tanta facilidad. El cuerpo se le estremeció con una sucesión de escalofríos que acabaron concentrándose en su vientre, provocando un cosquilleo que se fue extendiendo hasta sus senos. Sentirlo contra ella era demasiado intenso. Sus labios se la bebían con vehemencia y su lengua la exploraba con unos movimientos que la hacían jadear. Se sentía desbordada, impaciente hasta la locura. Su cuerpo respondía con un deseo tan nuevo e inesperado que se estaba ahogando en sus propias sensaciones. Era imposible sentirse así. Ningún cuerpo podía ser capaz de experimentar todo ese placer y no romperse en mil pedazos.

«Así que esto es lo que se siente», pensó Sara, temblando de arriba abajo. Nada anterior podía compararse al goce de ese beso hambriento, y solo era un beso. Madre mía, si alguna vez llegaban a…




"Me alejo un poco, a sabiendas de que no puedo dejar que se marche sin hacer algo que llevo queriendo hacer desde el primer momento en que la vi. Busco sus ojos y levanto la mano para acunar su cuello. Es muy suave y huele jodidamente bien. Su pelo ondulado es salvaje, está despeinado como siempre y tiene un aspecto muy sexy. Ella no se resiste, así que me inclino despacio y aguanto la respiración. Cuando poso los labios sobre los suyos, todos los pensamientos y todas las preocupaciones se desvanecen de mi mente. Todo se esfuma, excepto ella. Katie es todo lo que siento, todo lo que huelo, todo lo que escucho, todo lo que veo y todo lo que saboreo. Sus labios están muy suaves cuando se mueven contra los míos, con los míos, y cuando se abren ligeramente y le toco la lengua con la mía, siento que un escalofrío de placer me recorre el cuerpo. Desliza la mano desde mi brazo hacia arriba y me coge con cuidado el cuello. La sensación de su tacto hace que emita un suave gemido. Es un sonido que nace en la parte trasera de mi garganta y que no puedo controlar. Su tacto y su sabor es casi demasiado. Ella también debe de sentirlo porque retrocede. Cuando abro los ojos me doy cuenta de que los de Katie se han oscurecido, como si sus pupilas se hubieran tragado el iris verde.





"Hundió la cabeza en el hueco de su cuello, entre el cabello sedoso, y cerró los ojos mientras intentaba memorizar ese aroma tan dulce que desprendía su piel. Joder. Era tan embaucador como ella. Era delicioso. Quería probarlo. Quería probarla. Quería…
—Luke…
—Dime.
—Casi no puedo… respirar.
Aflojó el abrazo de inmediato, pero no la soltó. Harriet rio suavemente mientras recostaba la cabeza en su pecho y él respiró contra su cuello, haciéndole cosquillas. No supo cuánto tiempo estuvieron así, pero se habría quedado toda la noche en aquella calle solitaria y fría, pegado a ella, escuchando su respiración pausada.
—Deberíamos volver —murmuró Harriet.
Cuando alzó la cabeza, él la miró muy serio mientras algo se agitaba y se debatía en su pecho. Apoyó su frente en la suya y respiró hondo mientras sopesaba sus palabras.
—Deberíamos, pero…
Miró sus labios. Eran tan apetecibles… Húmedos, tiernos, perfectos.
Antes de poder preguntarse a sí mismo qué demonios estaba haciendo, inclinó la cabeza y rozó su boca con suavidad, lentamente. Fue un beso tan efímero como un aleteo y Harriet apenas pudo sentir el tacto de los labios de Luke. Quería más. Quería aunque fuese el recuerdo de su sabor. Él se apartó al tiempo que maldecía por lo bajo y la frenó con delicadeza cuando ella intentó buscar de nuevo su boca. Le clavó la yema de los dedos en la piel de las caderas; jamás había hecho tal esfuerzo por contenerse. Tenía tantas ganas de besarla que hasta dolía, pero…
Ella no buscaba aquello, no lo buscaba a él. Merecía algo mejor. Algo estable por una vez en su vida. Algo real y duradero y bonito.
—No lo intentes una vez más, porque entonces…
—¿Entonces qué? —Harriet tembló contra su cuerpo.
—Entonces no me controlaré.
—¿Y si no quiero que lo hagas?
—Joder. —Hizo acopio de todas tus fuerzas—. Sí que quieres Harriet. Hazme caso. Es la mejor opción para ti. Si por mí fuese… —Volvió a mirar su boca entreabierta y tomó una bocanada de aire—. Somos amigos, ¿recuerdas? Esto no debería pasar. Y no es lo que tú quieres, lo que estás buscando.
Aquello pareció calar hondo en ella, porque finalmente se apartó un poco hacia atrás y él aflojó el agarre sobre sus caderas hasta liberarla. Sus miradas se enredaron durante unos instantes eternos, bajo la luz tenue de la única farola que había en la solitaria calle.
—Lo siento —susurró ella.
—No. Yo lo he empezado. Perdóname. —Le tendió una mano que ella aceptó. Sus dedos estaban fríos, en contraste con los de Luke, y se acoplaron de un modo delicioso entre los suyos. Le sonrió—. Vamos. Volvamos a casa.





"Mario y yo nos miramos en silencio. Estábamos a la misma altura, puesto que al estar él un escalón más abajo que yo, tenía los ojos a la altura de los míos. Y ninguno de los dos pestañeamos. No sé cómo empezó todo, pero noté cómo la mano que estaba en mi cintura me apretaba contra él y cómo yo no ponía resistencia alguna. Nuestros cuerpos se pegaron. Mis pechos chocaron con el suyo. Mi frente rozaba la suya y tenía su boca a un centímetro escaso de la mía. Los dos respirábamos agitados con las bocas entreabiertas, preparadas para un beso.
—Mario, ¿estás arriba?
El jodido no se daba por vencido y nosotros tampoco. Sus manos bajaron despacio por mi cintura hasta descansar en mi culo. En mi culo…, culo. Vamos, en pleno cachete. Me agarró fuerte y de un violento empellón me encajó contra sus caderas. Se me escapó un gemido. Mario emitió un pequeño gruñido y me mordió el labio inferior, succionándolo despacio. Mis manos entonces se enredaron en su pelo, fuerte y áspero, y tiré de él, lo que le hizo gemir bajito. Oímos pasos que iban de un lado a otro de la librería, pero nos dio un poco igual; en menos de dos segundos nos empezamos a comer la boca como dos lobos hambrientos. Nuestras lenguas volaron y pronto nuestras manos tomaron protagonismo y nos tocamos por encima de la ropa hasta que yo me cansé y le quité el jersey y la camiseta de una vez. Aunque seguíamos besándonos, vi de reojo su pecho con mucho vello, ancho y terso. Gemí. Y creo que no lo hice bajito.
—¿Estás arriba?
Saber que había un hombre por ahí abajo me puso a cien y creo que a Mario también porque enseguida me cogió la camiseta y me la quitó sin pestañear.
—Dame una buena razón para no follarte ahora mismo —jadeó en mi boca.
—Hay un hombre abajo —dije aguantándome la risa.
—Esa ni siquiera es una razón tratándose de ti.
No hizo falta más. Mario me agarró fuerte de la cintura y me llevó en volandas a la buhardilla de nuevo. Avanzamos a trompicones, desnudándonos sin parar de besarnos, hasta que mi culo encontró el escritorio que había en uno de los rincones.





"La beso y no entiendo cómo he podido resistirme tanto a volver a hacerlo. Y no comprendo cómo hemos podido estar ocho años sin esto. Y soy incapaz de entender por qué nunca regresé.
Su boca se abre y me busca hambrienta, sin pudor, sin miedo; se deja llevar como siempre hace Sara cuando consigue ganar a ese autocontrol que la mantiene contenida emocionalmente la mayor parte del tiempo. Mi lengua sale al encuentro de la suya y ambos gemimos a la vez, mezclando nuestros alientos, nuestras ganas, nuestro deseo, ese que siempre estuvo ahí, pero que ahora parece multiplicado por mil. La sostengo por los muslos y ella se abraza a mí, apretando sus piernas con firmeza alrededor de mi torso; no tardo ni medio segundo en subir las manos y agarrarle el culo, internando las manos por el borde de sus braguitas.
Dios… es demasiado bueno para no seguir haciendo esto el resto de mi vida…
La sensación de su piel bajo el agua, mojada y resbaladiza contra la mía, de sus pezones duros contra mi pecho a través de la tela que ahora es transparente de su sujetador, sus mechones de pelo empapados haciéndome cosquillas en el cuello, mi sexo apretado contra el vértice de sus piernas pidiéndole permiso y, si me apuras, hasta perdón por haber tardado tanto en volver a buscarla.
Separa nuestras bocas y se mece, haciendo que ese roce íntimo sea más intenso y que ella eche la cabeza hacia atrás antes de comenzar a dejarme dulces besos en la mandíbula, en el cuello, en el pecho.
—Sara…





"—Que te quiero demasiado como para estropearlo.
Le di un beso en el pecho, por encima de la camisa, justo en el corazón y me aparté de su lado en el momento exacto en el que se abrió la puerta del ascensor para liberarnos de la presión y del temor a mirarle a la cara. Ricardo se limitó a abrir la puerta y a dejarme pasar.
Te quiero demasiado, eso acababa de decirle, pero no sé cómo me miró o cuál fue su expresión, porque de repente me vi dentro de la casa, la puerta se cerró con un golpe seco y me encontré entre sus brazos como una hoja de papel demasiado fina como para no trasparentar las palabras que encerraba. ¿Qué más me quedaba por decir? Te quiero demasiado lo decía todo. Sus labios sobre los míos entendían lo que había dicho, pero no respetaban mi deseo de no estropearlo, ni sus manos, ni su pecho, ni los gemidos que se escapaban de su garganta mientras me hacía retroceder por el pasillo hacia el salón. Le devolví el beso, entre jadeos y los temblores de mis dedos enredados en su pelo. Nos dejamos caer en el sofá, con la luz apagada, y seguimos besándonos. Lo sentía todo de él, cada parte de su cuerpo adherida al mío. Deseada y querida, así me sentí, por la única persona a la que debía resistirme bajo cualquier concepto. Tiró de mi camiseta hacia arriba y me recorrió la cintura con besos impacientes que anhelaban perderse más arriba para volver a bajar después hasta la necesidad que sentía de él. Le desabroché la camisa con unos dedos que aún no se recuperaban de la sorpresa de tenerle enredado entre la desnudez de mis piernas. Arqueé un poco la espalda cuando dejó el peso de su cuerpo sobre sus manos, apoyadas en mis caderas. Paró y me miró con unos ojos oscuros, tan solo iluminados por la luz de la calle y de las lámparas del pasillo.
—Te quiero demasiado como para no intentarlo.
Y volvió a besarme, mucho más exigente que antes, con más vehemencia y decisión, porque yo, sorprendida con sus palabras, me había abandonado a sentirle de cualquier manera que él me permitiera. Aunque durase solo ese instante. Un instante que duró demasiado poco, porque unos minutos después, cuando mis pechos respiraban entre sus manos y sus labios me hacían cosquillas en el ombligo, se oyó la puerta de la entrada.
—¡Mierda! —dijo incorporándose.


Cada uno de estos besos ha sido especiales, cada una de estas escenas es especial y revivirlas me ha hecho suspirar y querer releer sus historias nuevamente. Si quieren que haga alguna entradas especial sobre uno de estas novela en particular, ¡no olviden decírmelo en los comentarios!


¿Qué les han parecido estos besos? ¿Recuerdan algún otro que las haya emocionado?


Seguro que también te gusta

29 comentarios

  1. ¡Hooooola!
    No he leído todos estos besos pero algunas sí y al recordarle se me han vuelto a subir las pulsaciones por todo lo que transmiten. El de April fue maravilloso, igual que el de Jayden y Sara. También recuerdo ese momento de Tan nosotros con intensidad porque esas dos frases a mí me pusieron la piel de gallina. Y Luke y Harriet... Con ellos sobran las palabras.

    ¡Mil besos!

    ResponderEliminar
  2. Hola guapa,
    He leído alguno que otro de estos besos y la verdad es que me calaron muy hondo y me encantaron, además ha sido fantastico volver a rememorarlos, me ha traido grandes recuerdos. Del resto solo puedo decir que me ha abierto el apetito y me apetece mucho leer esas novelas.
    Besos y nos leemos.

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! Pero qué entrada tan diferente y romántica!! Me gusta el de palabras que nunca te dije! De todos no conocía el libro "tan nosotros"
    Un besito

    ResponderEliminar
  4. Hola!!!

    Me ha encatado esta entrada, la verdad. Te ha quedado preciosa. Yo no recuerdo ninguno en especial, porque mi memoria es algo de pez y no suelo marcar mis libros (quizá tenga que cambiar eso pronto), pero me han encantado los de 23 Otoños antes de ti y Desde que te fuiste, que son de mis autoras favoritas.

    Besos!

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola linda! Me encantó esta sección <3 Hay algunas escenas que ya leí y se me llena el estómago con mariposas!

    Besos

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola! ^^
    Solo he leído los libros "Desde que te fuiste" y "23 otoños antes de ti", y esas escenas me parecieron muy bonitas. En cuanto al resto de besos que has puesto, he preferido no leerlos, porque sería como spoilearme parte de la historia.

    Besos!

    ResponderEliminar
  7. Hola! Que escenas más bonitas, me han encantado. Hay algunos libros que ya he leído como el de 23 otoños y ha sido un placer reencontrarme con estos momentos :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Holaa!
    Leer todo eso me recordó lo malo de la soltería. XD
    Buscaré "Palabras que nunca te dije" porque fue el beso que más me gusto, me pareció el más real. Besos

    ResponderEliminar
  9. ¡¡Hola!! Por favor, qué de besos tan preciosos. Se me ha puesto toda la piel de gallina al leer esta entrada. Me ha hecho mucha gracia el de 'Hasta que el viento te devuelva la sonrisa'. ¡Me lo apunto!

    ¡Besos amorosos! :)

    Alejandra - Creando Océanos

    ResponderEliminar
  10. Hola Ode, que linda entrada, hay narración de besos que te hacen suspirar, el Isa lo quiero leer jejje

    ResponderEliminar
  11. Hola, solo he leído el de Morgan Matson y el de Sara Ballarín y fueron dos novelas que me gustaron mucho y me ha encantado que me recuerdes esos momentos tan mágicos. Los demás me han encantado también y me han dado ganas de leerlos. Un beso y nos leemos.

    ResponderEliminar
  12. ¡Holaaa!
    Sólo puedo decir: Wow que besos!!!
    Amé la entrada; leí cada uno de ellos y me parecieron tremendos jaja
    Gracias por tan buen post, un besote ^^

    ResponderEliminar
  13. Holaaa
    No leí todos esos libros pero solo me queda decirte que AME la entrada.
    Besos
    Nos leemos

    ResponderEliminar
  14. Te voy a pedir un favor, suena repetitivo jajajaja pero por favor, vuelve a hacer otra entrada de estas. Hay tantos primeros besos que marcan o simplemente besos que marcan tanto.
    Gracias por hacerme suspirar.

    ResponderEliminar
  15. Hola hola
    La verdad es que me gusta este tipo de entrada ya que no es lo típica y hace que se mas amena
    🐾Te espero por el rincón de mis lecturas, un besote

    ResponderEliminar
  16. ¡Hola bonita!
    Ainss, muero de amor con esas escenas *.*
    Algunas de ellas no las conocía porque no he leído el libro en cuestión pero despues de leer esas escenas tan preciosas tengo ganas de leer el libro completo! jaja
    Muchisimas gracias por compartirnos estos trozitos ^^
    Un besote!

    ResponderEliminar
  17. ¡Hola!
    Mi última lectura fue un libro de Morgan y fue toda una decepción... leí el verano de las segundas oportunidades y me encantó, pero no sé que pasó con el nuevo que ha sacado que ni fú ni fá, no sé si me pondré con ese otro libro de ella pero después de la decepción lo dejo pasar. Me encanta tu random de besos jaja, me pasaré por la entrada de novedades que siembre subes (ya sabes lo mucho que amo esas entradas tuyas jejje)

    Un abrazo 💜.

    ResponderEliminar
  18. Si es que se me acelera el corazón al leer cada una de las escenas que has puesto de verdad. Creo que no pueden ser más maravillosas sobre todo la de "Palabras que nunca te dije" y la de "23 Otoños antes de ti" <333333333333333333 Y eso siiiiiiiiiiiiiiiiiiiii tengo que leer muy pronto el libro de "Hasta que el viento te devuelva la sonrisa" porque promete muuchooooooooooooooooooooooooo ^-^

    ¡SE MUUUY FELIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIZ 😊😊💕!

    ResponderEliminar
  19. Hooooola
    Mira estoy súper de acuerdo contigo con los dos últimos, seguramente lo estaría en todos pero es que los dos últimos para mi son los que he leído y son tan especiales.
    Revivía con ellos el momento, parecía que estuviera al lado de los personajes.
    Me encanta este post Ode.
    besos.

    ResponderEliminar
  20. Holaaa
    Yo aun no supero el final de Bright Side, la de pañuelos que gasté ajjaaj
    Me encanta la entrada <3
    Un besito

    ResponderEliminar
  21. ¡Hola bonita!
    Ay, solo he leído uno de estos libros, qué desastre jajaja Tan nosotros me gustó bastante y me acuerdo perfectamente de esa escena <3 El fragmento de Alexandra Roma no lo he leído porque quiero leer la novela, pero el resto son todos preciosos <3.
    ¡Besitos sonámbulos! ★🌙

    ResponderEliminar
  22. Hola!! Me han encantado todos, aunque la mayoría de los libros no los he leído y ahora me he quedado con las ganas. El de Hasta que el viento te devuelva la sonrisa y Palabras que nunca te dije me parecen preciosos *-* (al igual que los libros). Una entrada muy original, enhorabuena!! Un saludo

    ResponderEliminar
  23. Hola.

    La entrada es preciosa a más no poder. Que besos más míticos, todavía recuerdo con mucho cariño y anda que no me lo pasé bien con el de Hasta que el viento te devuelva la sonrisa. Que ganas tengo de descubrir esos momentos memorables en Bright side, lady killer y 23 otoños antes de ti, me has recordado que quiero leer mucho más de Alice Kellen, lo bueno es que tengo 3 de sus libros en papel.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  24. Pues no he leído ninguno pero si tengo pendiente en la estantería, la verdad es que algunos son muy bonitos y emotivos (L)
    Un besote guapa me ha gustado mucho esta entrada, así diferente a lo normal ^^

    ResponderEliminar
  25. Hola!
    De los besos que mencionas he tenido la oportunidad de leer Palabras que nunca te dije y 23 Otoños antes de ti, esta última historia me gustó mucho más y ese primer acercamiento es lo más de dulce, deja con expectativas y ese fuego lento se agradece bastante.
    Te ha quedado super bonita la entrada.
    ßƐS❤S

    ResponderEliminar
  26. Hola
    Me gusto demasiado la entrada me pareció algo distinto y bastante romantico.
    Ame todos los besos.
    Besos
    Nos leemos

    ResponderEliminar
  27. ¡Hola, hola! Me encanta esta entrada, de todos los besos que mencionas solo conozco los de Lady Killer y Contigo en el mundo, dos libros que leí por ti jiji. Sin duda son geniales y espero poder leer los demás para así conocer esos besos que tanto te han llamado la atención, espero leer más entradas así ♥

    ResponderEliminar
  28. Hola!
    Interesante entrada pero solo he leído uno de los libros jaja Pero me llevo algunos apuntados.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  29. Hola Ode!!
    Anda, yo pensaba que te había comentado esta entrada y veo que no fue así. He estado echando un vistazo a la entrada anterior y déjame decirte que me han gustado muchísimo las dos y que me llevo más de un libro anotado ya mismo. De esta ronda que has hecho solo he leído Palabras que nunca te dije y ese besó me encantó por todo lo que supone para los dos protagonistas y el de 23 Otoños que me pareció precioso también ;D
    Gracias por compartirlos!!
    Besos :33

    ResponderEliminar

No te cortes y da tu opinión, ¡comenta lo que quieras, siempre y cuando lo hagas con respeto!

Pero ¡POR FAVOR NO PIDAS LIBROS! ni dejes tu correo electrónico en en el mensaje con tal fin.

No se admiten enlaces a sus blogs ni ningún tipo de promoción, todo comentario que lo contenga será eliminado. Les devolveré la visita en cuanto pueda pinchando en sus nombre.

Puedes leer las políticas del blog para tener mayor información.

¡El spam será eliminado!

Con la tecnología de Blogger.